Historia de la empresa Schneider Schreibgeräte - Utensilios de escritura desde 1938
Volver a Inicio

Spots publicitarios antiguos

A través de la televisión, los bolígrafos procedentes de la Selva Negra se hicieron famosos en todo el país, si no lo eran ya. La emisión de spots publicitarios fue el canal ideal para dar a conocer la calidad de los distintos productos Schneider.

La buena mina Schneider

Permanente y adecuada para bancos y oficinas. La buena mina 75 fue «la mina de su bolígrafo»

El «Topball» de Schneider

Una bola de acero giratoria revestida de plástico: el «Topball» convenció, sobre todo, por su increíble suavidad al escribir.

Viaje por el mundo

Hacer un viaje por el mundo en un libro con una sola mina solo es posible con la buena mina Schneider.

El chaleco blanco

Por aquel entonces, ya se sabía a la perfección: el blanco es sinónimo de pureza. Y la mina con el chaleco blanco no es una excepción.

40 peniques

Las minas y lápices de Schneider se hicieron mundialmente conocidos por su escritura clara a un precio especialmente económico.

Tres puntos y un chaleco blanco

No solo la sensación al escribir de la buena mina Schneider era inconfundible, sino también su composición.

La nueva mina que no mancha

Un último trazo, tan nítido como si fuera el último de todos. Algo solo al alcance de la mina Schneider, reconocible por el logotipo «SU».

¡La nueva buena mina Schneider!

Ya en el pasado, las minas Schneider se caracterizaron por su excelente relación calidad-precio.